miércoles, 20 de agosto de 2014

BREVE HISTORIA DE PUMACAYÁN

Pumacayán es un santuario cuya existencia tiene larga data. Según el arqueólogo César Aguirre Chanjui, su primera ocupación se dio en la Fase Chaucayán (2,500 a.C.) que es uno de los registros más antiguos de la presencia humana en la zona de Huaraz. Posteriormente se ubicaron en Pumacayán los Chavín, entre los años 1,000 a 500 a.C. Por ese entonces, el templo estaba dedicado al dios Guari, el agricultor.

Nótese el montículo de Pumacayán en antiguos planos de Huaraz

El significado de Pumacayán es polémico, pues se trata de una palabra compuesta Puma = león andino, y cayán; esta última palabra tiene dos interpretaciones: donde se invoca o plaza de ceremonias. De modo que Pumacayán sería el “templo donde se invoca al dios Puma” o “la plaza de las ceremonias al dios Puma”. Particularmente me inclino por la segunda interpretación, pues antiguamente Huaraz no estaba habitado, era un lugar sagrado, una gran explanada donde se realizaban las ceremonias públicas en honor a la deidad que se veneraba en el santuario.

Vista satelital de Pumacayán

Con el correr del templo, y siguiendo una costumbre andina de reutilizar los templos, los Recuay (200 – 700 d.C.) veneraron en Pucayán al Waraq Koyllur, el Lucero del Amanecer. De esta estrella, que en realidad es el planeta Venus, nuestros antepasados tomaron el nombre. Huarás o Huaraz proviene de Waraq. Nosotros seríamos “los adoradores del Lucero del Amanecer”, a mucho orgullo. Y así lo conocieron los Incas y los españoles.

A inicios del siglo XVIII, por orden del Virrey se dispuso retirar las piedras que circundaban los muros de Pumacayán para construir con ellas el hospital de Belén. Allí empezó su destrucción. Destrucción que fue agravándose con el paso del tiempo. 
En la actualidad se ha iniciado el proceso de recuperación de Pumacayán con el retiro de los invasores de la zona alta de este gran templo andino.
Se está recuperando Pumacayán para la investigación arqueológica

No hay comentarios:

Publicar un comentario